Teniendo sexo con un muerto (Cuento)

Teniendo sexo con un muerto (Cuento)

Sentado en el piso, Frederick se plantea si es buena idea violar a una mujer. Luego recuerda que esta lleva más de diez años muerta, y el remordimiento desvanece. Había encontrado el cadáver por accidente mientras robaba en una casa tan abandonada que casi era bosque. Sin embargo, escarbando en un rincón en busca de dinero, encontró el cuerpo.

—Bueno, si dios dispone…

Se baja la cremallera, y con cuidado de no terminar ensuciando sus interiores nuevos, se lanza a la acción. Baja su cuerpo hasta quedar encima del torax, y entonces, ya con una erección, sube y baja por medio de flexiones, intentando así recrear cualquier sensación de fricción humana contra el cuerpo de la esquelética.

—Sigue…

Frederick abre los ojos, tan solo para darse cuenta de que yace acostado sobre una vieja que, para su desgracia, no está nada muerta.

—¡Ay!

Frederick se separa, y asustado, se sube la cremallera y sale del agujero. A los pocos segundos, la señora también sale de este.

—Ni mi esposo me tocaba así.

—¿Quién eres? —pregunta asombrado—. ¿Cómo es posible que estés viva?

—Eso no importa —dice casi sin aliento—. ¿No deseas continuar?

Frederick lo piensa por un instante.

—Bueno… —Se baja los pantalones—. De todos modos, así es menos ilegal.

Frederick comienza a besarla, a abrazarla, y luego a cogerla, sin importarle que la espalda de esta esté polvorienta, o el hecho de que sus senos caídos parecen a punto de rozar el suelo.

—Arde, papi.

Un esqueleto camina en la habitación, rompiendo la pasión del momento. Frederick se detiene, mirando con atención la escopeta que lleva el difunto.

—Si soy sincero, no tengo problema con esto —dice el esqueleto—. Nunca en vida pude satisfacer a mi esposa como lo estás haciendo. Así que, continúa.

Frederick tuvo sexo con la vieja por unos minutos más, aunque estuvo lleno de incomodidad por las cuencas vacías del esposo mirándole en el acto. Retirándose del lugar, promete nunca volver a hacer algo así.

—Me gusta lo que hiciste con mi esposa —le dice el esqueleto al oído—. Aunque, si no es una molestia, me gustaría que me lo hicieras también a mí.

Frederick sale de la casa, conduce al pueblo, y se suicida muy lejos de allí, en un lugar tan apartado de aquél bosque que es poco probable que el esqueleto venga y lo viole.

Fin

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
Foto que me apareció cuando busqué necrofilia y que para mi suerte no era tan traumante
Separadores de steemit

He hecho este cuento con sangre, sudor, y lágrimas. También con ajo, pero como eliminé esa escena, no creo que capten la referencia.

Levaba días ansiosos por publicar mi siguiente cuento como parte de los concursos que realiza la muy recomendable comunidad de @fuerza-hispana (ahora witness, por si os interesa). Creadora de concursos semanales de cuentos por excelencia, @fuerza-hispana ha sido una de las iniciativas en las que más he participado desde que estoy en steemit. Por lo tanto, me alegra ver el hecho de que poco a poco ya regresa a sus funciones.

De resto, ¿qué más puedo decir? Este cuento fue bastante difícil de escribir. No por la temática, ni por las reglas del concurso (las cuales espero haber cumplido), sino por el hecho de que no supe como terminar la historia de forma satisfactoria (por lo que sí, originalmente tenía otro final muy distinto). No sé si fue por la falta de ideas, la poca constancia que he tenido últimamente para escribir, o el hecho de que me he enfermado y estoy aún muy cansado (a día de hoy ya estoy mejor). Sin embargo, tras unos consejos por parte de @fandelkefir y @arkmy (este útlimo hace una historia; vayan y léenla) acabé mejorando un poco mi autoestima (bueno, tanto así no, pero se entiende), descansar, y luego de eso, acabé escribiendo este cuento mientras leía un libro (muy malo, por cierto).

Supongo que el método correcto de terminar con este texto era por medio de la homosexualidad o el sexo lésbico. Siendo franco, no se me ocurre otra forma en la que pudo haber terminado.

Otros cuentos de mi autoría: Tipo
Garimpeiro Cuento
De leones y cocineros Cuento
Terreno enemigo Cuento

Mis últimas publicaciones: Tipo
Primer vistazo a “La suerte de Flech” Novela
De leones y cocineros Cuento
¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía? Post

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/01/27/teniendo-sexo-con-un-muerto-cuento/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *