Archivo por meses: febrero 2019

Baile de cristal (Cuento)

![female-dance-young-youth-studio-ballerina-770459-pxhere.com.jpg](https://cdn.steemitimages.com/DQmPktuVDUDTjPtg1YCNJZ4X8aHMWZbUKonH3afm3Y4xuWo/female-dance-young-youth-studio-ballerina-770459-pxhere.com.jpg)

# Baile de cristal

La bailarina estaba nerviosa, y no pudo reprenderse por ello. Respirando hondo recordó sus meses de entrenamiento para aquella pieza, obra por la que se recordará su pasión incluso tras la muerte, coreografía por la que aún a día de hoy se le recuerda.

El rey ya se encontraba al frente del escenario, vistiendo con una clase y elegancia que sólo su naturaleza divina lograba ostentar. En cuanto la bailarina le vio se sintió maravillada por su aspecto, pero se decantó por mantener su mente en su labor. No había lugar para los nervios. Esa noche bailaría ante Tadeos, rey de todos los territorios, y héroe de la batalla contra los cristaloides.

Salió al escenario junto a sus compañeras. El público les aplaudió con entusiasmo.

*»Esto que siento…* —Se queda sin palabras— *…es la última vez que experimentaré pasión por algo.* Aquél pensamiento le atemorizaba.

Una orquesta, debajo del escenario, comenzó a tocar hermosas melodías que se apoderaron de la estancia antes de que las bailarinas comenzaran a moverse.

Para cuando llegó el momento ella comenzó a bailar. Cada movimiento, cada paso, la postura de sus brazos y el rozar de su cuerpo contra el suelo; todo mostraba una hermosa sencillez y disciplina que poco a poco fue conquistando a la multitud, y creando una coreografía tan expresiva como la música que la acompañaba; la mayoría, años después, dirían que incluso esta quedó eclipsada por la vida que transmitían cada una de las bailarinas.

La audiencia estuvo absorta hasta el final del primer tiempo, instante en el que sus expresiones pasaron al pánico. La bailarina se percató de esto, y no fue hasta notar el semblante serio del rey que supo que la primera de sus compañeras había llegado a su destino; convertida en vidrio, se había detenido en la última postura que su cuerpo pudo llevar a cabo.

La bailarina siguió de largo, y avivando su pasión, siguió moviéndose por el escenario. Cuando le tocaba hacer un movimiento con aquella bailarina faltante, se acercaba a esta y aprovechaba su forma para fingir que continuaba con la pieza, como si todo hubiese sido ensayado; hasta cierto punto, así lo era, aunque nunca se sabía a ciencia cierta cuál sería la siguiente que caería.

El baile prosiguió, y a medida que el sonido de la música fue acelerándose, los movimientos realizados eran más rápidos, casi violentos. Las luces alumbraban el escenario con clemencia, y de vez en cuando, en medio de un complicado movimiento, la bailarina llegaba a ver los ojos entreabiertos del rey. Para ese punto los meses de ensayo le devolvían a la rutina, esta vez con una compañera menos.

Todas bailaron lo mejor que pudieron. Algunas llegaron a caerse tras hacerse de vidrio, otras se rompieron al instante, pero aún así, la bailarina seguía bailando, dispuesta a dejar la vida en ese baile de ser necesario.

El rey se mostraba tenso, y la bailarina pudo notarlo. Esto hizo que sintiera que no estaba dando lo suficiente, que no estaba satisfaciendo al sacro hombre, héroe del imperio, soberano que había dejado de ver tras con un vistazo acabar con la vida de todo un ejército.

Pero ella no se iba a rendir. Siguió bailando. Fue en ese instante en el que se dio cuenta de que era la última bailarina en el escenario.

*»¡Debo darlo todo!*

Ante el sonido de la música cada vez más fuerte, en el climáx del acto, la bailarina recorre cada una de las estatuas, y despidiéndose del mundo, decide dejarlo todo en el último salto.

En el aire, con el pelo y las colas ondeantes, pudo ver los rostros de la audiencia, maravillados. Sintió la luz de sus compañeras, la vida misma que estas transmitían a pesar de ya no vivir, y pudo sentir en su interior el propósito del arte, un fin más allá de ella y de la longevidad.

La bailarina vio al rey abrir los ojos. Una presión le sacudió el aire del cuerpo, y sintiendo que se transformaba en vidrio, se dio cuenta de que todo estaba a punto de terminar. Mientras luchaba por caer al suelo en la posición correcta, con la lentitud con la que se experimenta la muerte, la bailarina flexionó cada musculo, contorsionó todo su cuerpo mientras extendía hacia el suelo la pierna con la que tocaría la madera.

Vio al rey por última vez. Con una sonrisa, extendió sus manos antes de rozar con la pasarela.

La bailarina tocó el suelo, convertida ya en vidrio. Sin embargo, no se rompió. Quedó con un pie perfectamente colocado en el piso, mientras que su otra pierna se encontraba en el aire. Su mano izquierda, en un gesto desesperado e imprevisto, había roto la simetría de la escena al extenderse hacia el rey.

Nadie lo supo, pero en ese instante, el rey tomó su mano, y comenzó a llorar como nunca había llorado.

##

Fin

![Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png](https://cdn.steemitimages.com/DQmc12RUwg7WQjDupVAqAFecDpPn18NfxCiLn79Ye9TwHcv/Separador%20de%20escritor%20dos,%20con%20pluma%20y%20rojo..png)

Link de las imágenes:
[Bailarinas de cerámica](https://pxhere.com/es/photo/770459)
[Separadores de steemit](https://steemit.com/spanish/@carlos-cabeza/exclusivos-separadores-para-tus-publicaciones-creados-en-photoshop-parte-2)

Hoy no tengo tiempo para colocar el trasfondo de este cuento. Sin embargo, a resumidas cuentas, es la manifestación de mi visión de la pasión y el arte (son las once de la noche; que no se diga que no me esfuerzo) y del como este nos lleva a nuestros límites en el afán de crear algo que llegue y perdure en el tiempo. A su vez, también es un ejercicio práctico de elaboración de los sistemas de magia, y la forma en la que interpreto y adapto el extraño sueño que tuvo hace tiempo una amiga. Todos esos elementos, en conjuntos, han creado este cuento que sin afán de ser creído, considero uno de los más bonitos que he escrito.

Ya espero la adaptación cinematográfica, o por lo menos, el premio nobel de escritura cuando la convierta una obra de teatro.

#
| Otros cuentos de mi autoría:| Tipo |
| ——–|———|
[Teniendo sexo con un muerto](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/teniendosexoconunmuertocuento-ubix2lp7r6)| Cuento |
[El cable absurdo](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/elcableabsurdocuento-oymw6w2dl2)| Cuento |
[Piscina de autoestima](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/piscinadeautoestimacuento-ns4widdqvi) | Cuento |

#
| Mis últimas publicaciones: | Tipo |
| ——–|———|
| [Segundo giveaway de steemmonstesrs](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/segundogiveawaydesteemmonsters-3crqze5sq9) | Concurso de steemmonsters |
| [De leones y cocineros](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/deleonesycocineroscuento-k5c582998z) | Cuento |
| [¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía?](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/y0quflgq9x) | Post |

![image.gif](https://cdn.steemitimages.com/DQmPTU9QMgc2TeXU18fKNHfLsh9TvQuowdR3W5L8FnLH51f/image.gif)

Piscina de autoestima (Cuento)

Piscina de autoestima (Cuento)

Durante toda su vida ha entrenado para este momento, aunque no lo quisiera. Sin embargo, desde que el partido tomó el poder e instauró la prueba de estima, su futuro se ha visto determinado en base a que tan exitoso será su caminar por la pasarela.

La ropa le aprieta y el conjunto no le gusta, pero no pudo oponerse a las exigencias de su familia. Sin embargo, al oír los gritos de adoración de sus fans, pierde cualquier duda respecto a su aspecto, y enviando unas fotos de sí mismo por redes sociales en su nuevo teléfono, las etiqueta bajo el hastag “ #SoyTanGuapoLOL ”.

Mirando el charco, Marx no se encuentra en ningún momento nervioso. Ha pasado la vida entrenando para ello, realizando labores interdisciplinarias, aprendiendo ciento ocho lenguas (incluso las ya olvidadas), y entrenando en forzosas horas de ejercicio físico que acababan siendo recompensadas con brutales castigos que su padre le enseñó a amar. Todo aquello lo ha determinado a seguir un camino, y aún cuando siempre hubo quienes se le interponían, su padre se encargaba de hacerlos desaparecer en misteriosas circunstancias.

Por un momento piensa en quitarse la bufanda, pero le da grima que los demás noten las manchas que lleva en el cuello. Mirando el agua recuerda su entrenamiento, y se convence a sí mismo de que como todo buen aspirante al partido, podrá hacer algo tan simple como caminar en el agua.

Se asegura de tener bien puesto los zapatos, se rasca en la entrepierna, y mira que todo esté en orden. Se acomoda las cejas, no sea que se le caiga con el movimiento, y da el primer paso, seguro de que todo el entrenamiento que ha tenido le permitirá demostrar su valía para el partido.

Se hunde como un miserable, y se ahoga sin poder hablar.

Mirando con pavor como el agua lo rebasa, se pregunta cómo aquello es posible, cómo puede estar fallando. Para cuando mira la cara de su padre, decepcionado, un enorme peso se le deposita encima, y acaba hundiéndose hasta las profundidades de aquél charco hecho para eliminar a los débiles que habitan en el sistema.

Él no lo había entendido, no comprendía porque en su mente se repetía el recuerdo de la vez que lloró por no tener el mejor teléfono. Sin embargo, esto no era más que la advertencia de su propio cuerpo, que le alertaba al rumbo en el que se había fijado su destino. De haberlo querido hubiese podido volver a intentarlo, pero no. Ya era, y siempre fue, un egocéntrico fracasado.

Fin

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
Foto de agua modificada por mí y con pocas licencias
Separadores de steemit

Sí, esta iba a ser mi participación para el concurso de @fuerza-hispana , pero por falta de planificación no me dio tiempo (ergo, steemmonsters me quita mucho tiempo). Saben que me gusta hablar de mis cuentos, pero este aunque no ha sido de mis favoritos, prefiero no explicarlo. Creo que queda a interpretación de ustedes lo que ocurre, y confío en vuestro intelecto para entenderlo.

»De paso, si buscan en el concurso de @fuerza-hispana la temática se vuelve aún más comprensible.

Esta semana voy a tratar de corregir el artículo que hice sobre cómo escribir fantasía épica para publicarlo antes del viernes. Espero lograrlo, y que sea de vuestro agrado; tras ese post tengo un par de entradas sobre ideas para steemmonsters que deseo publicar, y puede que luego publique otra entrada sobre la sección de cómo escribir sistemas de magia.

Otros cuentos de mi autoría: Tipo
De leones y cocineros Cuento
Terreno enemigo Cuento
Teniendo sexo con un muerto Cuento

Mis últimas publicaciones: Tipo
Segundo giveaway de steemmonstesrs Concurso de steemmonsters
De leones y cocineros Cuento
¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía? Post

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/02/12/piscina-de-autoestima-cuento/


El cable absurdo (Cuento)

El cable absurdo

»No lo entiendo, por alguna razón no funciona. Si hubiese sabido que era tan difícil ahorcar a alguien con un cable de computadora, hubiese intentado con uno de teléfono.

El cable de laptop termina por ceder, y Rafael cae como un peso muerto.

—Auch… —Toma aire, angustiado—. ¿Por qué me haces esto?

—Verás… Todo comenzó cuando te dije que no movieras mi computadora.

Rafael niega con su cabeza, con más miedo que sangre en el cuerpo.

—¿De qué hablas?

—Oh, cierto, tú no fuiste —se disculpa Ranses—. Bueno, entonces tendré que matarte por haberte comido mi patilla.

—¡Ese tampoco fui yo! —Recibe un golpe en el rostro, y sus labios comienzan a sangrar—. ¿Por qué me haces esto?

—¡Dímelo tú! —grita enojado—. ¡Yo no me acuerdo!

La piel de Rafael se eriza, y con una expresión fúnebre niega una y otra vez cualquier acusación que le arroja su atacante.

—Tengo hambre, ¿sabes? —Se saca una tela del bolsillo—. ¿Quieres comer?

Con su mano le atapuza en la boca un pedazo de pañal que lleva consigo. Rafael se retuerce sin dejar que el paño se adentre en sus dientes, pero es poco lo que puede hacer frente a un basquetbolista tan bueno como lo fue alguna vez Ranses.

—¡Dime por qué te quiero matar! —grita enojado—. ¡Cuéntamelo!

Por la mente de Rafael pasa una serie de imágenes, que al igual que las gotas de sudor que lleva en la frente, se desaparecen por la fuerza brutal de las agresiones de Ranses.

—¡Te gusta el agua! —grita tirándole un tobo encima—. ¡Te gusta estar ahogado!

Azotada su cabeza por el chapuzon repentino, Rafael sólo percibe las palabras “golpeaste”, “practica”, “era mí” y “muerto”. Aún con la distorsión del sonido, Rafael no pudo evitar el llanto al entenderlo todo.

—¡Lo siento! —expresa con la cabeza levantada y sangre en los ojos—. ¡No quise matarlo! —Ranses se detiene, y pisa el rostro de Rafael con sus enormes botas—. Yo sólo entré ese día a tú casa para ver qué habías hecho con la sandia que me robaste. —Su cráneo, adolorido, percibe cada vez peor la presión de los 120 kilos que tiene encima—. Iba a robarte el balón, pero terminé por driblarlo muy rápido, y un vaso con agua chocó con tu laptop, la cual cayó, junto con los cables… —Un pisotón detiene su hablar, y una de sus muelas se sale de su sitio.

—Mataste a mi primito… —Levanta la pierna—. ¡Creí que yo lo había matado!

Rafael siente la manos de Ranses ahorcándole. Antes de que su conciencia se apague, termina gritando con voz ronca:

—¡Lo siento!

Cae desmayado, y a los segundos, muere de asfixia por culpa de un pañal de recién nacido.

Habían pasado veinte años desde el evento que Rafael mencionó, pero las repercusiones en la vida de Ranses eran notables. La idea de culpabilidad lo trastornó hasta dejar el baloncesto, y acabó por quebrar su psiquis.

—Y yo que te iba a matar por otra cosa. —Toma un cuchillo, y corta la carótida de Rafael—. Pensar, que la razón por la que te iba a asesinar, es por haber tirado aquella vez mi teléfono al agua.

Fin

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
Foto de un bebe con una laptop, ya que fue lo más cercano que encontré para este post
Separadores de steemit

Este es un cuento muy viejo que quería publicar ayer pero no pude. No sé en que estaba pensando cuando redacté esto hace más de un año, pero sin lugar a dudas, es una de mis obras más particulares (aunque no de gran calidad) Tras mucho pensarlo, creo que puedo resumir la realidad de este cuento en una simple historia:

Recuerdo que lo hice luego de que naciera un primito. Yo me sentaba a escribir al lado de su corral, y recuerdo que era tanto mi miedo de que mi laptop le cayera encima (o el cargador) que evitaba todo lo posible estar cerca de él bajo esas circunstancias (o el agua, no fuera que le cayera encima y ocurriese una tragedia).

Creo que había estado haciendo en la computadora un trabajo sobre las reglas del baloncesto (tedioso, la verdad), y tal vez de allí, y de la idea de que mi computadora chocara contra un balón por accidente, surgió esta historia (que vendría a ser una manifestación de diversos temores). En ese entonces escribía a diario, de lo que fuera con tal de escribir, y supongo que de ese carácter errático surgió esta narrativa tan extraña y errática (¿Os dais cuenta de que la historia comienza con un pensamiento del protagonista? Creo que ya casi nunca hago eso, pero en este caso no queda tan mal).

De resto, Rafael es el nombre de un amigo con el que tengo tiempo sin hablar (porque es muy snob tecnológico y prefiere hablar por instagram que por whatsapp) y con el que pude estar molesto o no al momento de escribir esto; de lo que sí estoy seguro es que luego de ello, le conté sobre lo que había escrito. Puede que no estuviese molesto con él, pero como es Rafael, puede que en una Rafaelantoneada me hubiese causado tal nivel de frustración que derivó en esto.

Rafael es muy Rafael. Lo extraño, y con un poco de suerte, terminará leyendo esto. Y con algo más de suerte, le acabará gustando (y no usará su conocimiento legal para cobrarme por el uso de su existencia en esta obra).

Me pareció curioso que el nombre del asesino (al cual en el borrador original era obeso y caníbal, pero eliminé las insinuaciones a esto porque hasta yo tengo un límite para lo morboso) fuese Ranses, personaje protagonista de una historia, que sinceramente, no sé si ya para ese entonces tenía en mente. De resto, es muy curioso que si bien la mitad de lo que aparece en este cuento no tiene sentido, de algún modo en retrospectiva sí lo tiene.

Eso sí, lo de la patilla, es probable que fuera un invento mío sin sentido. Espero que a pesar de eso les haya gustado, y que por lo menos, les haya hecho gracia este cuento tan extraño.

Otros cuentos de mi autoría: Tipo
De leones y cocineros Cuento
Terreno enemigo Cuento
Teniendo sexo con un muerto Cuento

Mis últimas publicaciones: Tipo
Segundo giveaway de steemmonstesrs Concurso de steemmonsters
De leones y cocineros Cuento
¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía? Post

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/02/05/el-cable-absurdo-cuento/