Baile de cristal (Cuento)

![female-dance-young-youth-studio-ballerina-770459-pxhere.com.jpg](https://cdn.steemitimages.com/DQmPktuVDUDTjPtg1YCNJZ4X8aHMWZbUKonH3afm3Y4xuWo/female-dance-young-youth-studio-ballerina-770459-pxhere.com.jpg)

# Baile de cristal

La bailarina estaba nerviosa, y no pudo reprenderse por ello. Respirando hondo recordó sus meses de entrenamiento para aquella pieza, obra por la que se recordará su pasión incluso tras la muerte, coreografía por la que aún a día de hoy se le recuerda.

El rey ya se encontraba al frente del escenario, vistiendo con una clase y elegancia que sólo su naturaleza divina lograba ostentar. En cuanto la bailarina le vio se sintió maravillada por su aspecto, pero se decantó por mantener su mente en su labor. No había lugar para los nervios. Esa noche bailaría ante Tadeos, rey de todos los territorios, y héroe de la batalla contra los cristaloides.

Salió al escenario junto a sus compañeras. El público les aplaudió con entusiasmo.

*»Esto que siento…* —Se queda sin palabras— *…es la última vez que experimentaré pasión por algo.* Aquél pensamiento le atemorizaba.

Una orquesta, debajo del escenario, comenzó a tocar hermosas melodías que se apoderaron de la estancia antes de que las bailarinas comenzaran a moverse.

Para cuando llegó el momento ella comenzó a bailar. Cada movimiento, cada paso, la postura de sus brazos y el rozar de su cuerpo contra el suelo; todo mostraba una hermosa sencillez y disciplina que poco a poco fue conquistando a la multitud, y creando una coreografía tan expresiva como la música que la acompañaba; la mayoría, años después, dirían que incluso esta quedó eclipsada por la vida que transmitían cada una de las bailarinas.

La audiencia estuvo absorta hasta el final del primer tiempo, instante en el que sus expresiones pasaron al pánico. La bailarina se percató de esto, y no fue hasta notar el semblante serio del rey que supo que la primera de sus compañeras había llegado a su destino; convertida en vidrio, se había detenido en la última postura que su cuerpo pudo llevar a cabo.

La bailarina siguió de largo, y avivando su pasión, siguió moviéndose por el escenario. Cuando le tocaba hacer un movimiento con aquella bailarina faltante, se acercaba a esta y aprovechaba su forma para fingir que continuaba con la pieza, como si todo hubiese sido ensayado; hasta cierto punto, así lo era, aunque nunca se sabía a ciencia cierta cuál sería la siguiente que caería.

El baile prosiguió, y a medida que el sonido de la música fue acelerándose, los movimientos realizados eran más rápidos, casi violentos. Las luces alumbraban el escenario con clemencia, y de vez en cuando, en medio de un complicado movimiento, la bailarina llegaba a ver los ojos entreabiertos del rey. Para ese punto los meses de ensayo le devolvían a la rutina, esta vez con una compañera menos.

Todas bailaron lo mejor que pudieron. Algunas llegaron a caerse tras hacerse de vidrio, otras se rompieron al instante, pero aún así, la bailarina seguía bailando, dispuesta a dejar la vida en ese baile de ser necesario.

El rey se mostraba tenso, y la bailarina pudo notarlo. Esto hizo que sintiera que no estaba dando lo suficiente, que no estaba satisfaciendo al sacro hombre, héroe del imperio, soberano que había dejado de ver tras con un vistazo acabar con la vida de todo un ejército.

Pero ella no se iba a rendir. Siguió bailando. Fue en ese instante en el que se dio cuenta de que era la última bailarina en el escenario.

*»¡Debo darlo todo!*

Ante el sonido de la música cada vez más fuerte, en el climáx del acto, la bailarina recorre cada una de las estatuas, y despidiéndose del mundo, decide dejarlo todo en el último salto.

En el aire, con el pelo y las colas ondeantes, pudo ver los rostros de la audiencia, maravillados. Sintió la luz de sus compañeras, la vida misma que estas transmitían a pesar de ya no vivir, y pudo sentir en su interior el propósito del arte, un fin más allá de ella y de la longevidad.

La bailarina vio al rey abrir los ojos. Una presión le sacudió el aire del cuerpo, y sintiendo que se transformaba en vidrio, se dio cuenta de que todo estaba a punto de terminar. Mientras luchaba por caer al suelo en la posición correcta, con la lentitud con la que se experimenta la muerte, la bailarina flexionó cada musculo, contorsionó todo su cuerpo mientras extendía hacia el suelo la pierna con la que tocaría la madera.

Vio al rey por última vez. Con una sonrisa, extendió sus manos antes de rozar con la pasarela.

La bailarina tocó el suelo, convertida ya en vidrio. Sin embargo, no se rompió. Quedó con un pie perfectamente colocado en el piso, mientras que su otra pierna se encontraba en el aire. Su mano izquierda, en un gesto desesperado e imprevisto, había roto la simetría de la escena al extenderse hacia el rey.

Nadie lo supo, pero en ese instante, el rey tomó su mano, y comenzó a llorar como nunca había llorado.

##

Fin

![Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png](https://cdn.steemitimages.com/DQmc12RUwg7WQjDupVAqAFecDpPn18NfxCiLn79Ye9TwHcv/Separador%20de%20escritor%20dos,%20con%20pluma%20y%20rojo..png)

Link de las imágenes:
[Bailarinas de cerámica](https://pxhere.com/es/photo/770459)
[Separadores de steemit](https://steemit.com/spanish/@carlos-cabeza/exclusivos-separadores-para-tus-publicaciones-creados-en-photoshop-parte-2)

Hoy no tengo tiempo para colocar el trasfondo de este cuento. Sin embargo, a resumidas cuentas, es la manifestación de mi visión de la pasión y el arte (son las once de la noche; que no se diga que no me esfuerzo) y del como este nos lleva a nuestros límites en el afán de crear algo que llegue y perdure en el tiempo. A su vez, también es un ejercicio práctico de elaboración de los sistemas de magia, y la forma en la que interpreto y adapto el extraño sueño que tuvo hace tiempo una amiga. Todos esos elementos, en conjuntos, han creado este cuento que sin afán de ser creído, considero uno de los más bonitos que he escrito.

Ya espero la adaptación cinematográfica, o por lo menos, el premio nobel de escritura cuando la convierta una obra de teatro.

#
| Otros cuentos de mi autoría:| Tipo |
| ——–|———|
[Teniendo sexo con un muerto](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/teniendosexoconunmuertocuento-ubix2lp7r6)| Cuento |
[El cable absurdo](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/elcableabsurdocuento-oymw6w2dl2)| Cuento |
[Piscina de autoestima](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/piscinadeautoestimacuento-ns4widdqvi) | Cuento |

#
| Mis últimas publicaciones: | Tipo |
| ——–|———|
| [Segundo giveaway de steemmonstesrs](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/segundogiveawaydesteemmonsters-3crqze5sq9) | Concurso de steemmonsters |
| [De leones y cocineros](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/deleonesycocineroscuento-k5c582998z) | Cuento |
| [¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía?](https://steemit.com/spanish/@arteaga-juan/y0quflgq9x) | Post |

![image.gif](https://cdn.steemitimages.com/DQmPTU9QMgc2TeXU18fKNHfLsh9TvQuowdR3W5L8FnLH51f/image.gif)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *