¿Cómo escribir fantasía épica?

Portada como escribir fantasía épica.png

¿Cómo escribir fantasía épica?

Tras mucho tiempo… al fin publico esta entrada. Ojalá la disfruten. Si requieren más información este tema, os recomiendo repasar la sección de escribir fantasía medieval. Ojalá esta publicación conteste sus dudas al respecto de este genero tan particular.

La fantasía épica es el entorno en el que se desenvuelven la mayoría de las historias del género de fantasía a mediados del siglo XXI. En este, nada del contexto importa; sólo hay que saber que los hombres son dioses, las mujeres son preciosas, los problemas se resuelven con espadas y magia, y toda cuestión que ocurra parecerá sacada de la realidad social del periodo medieval europeo.

Esto es un resumen de lo que engloba este género. Sin embargo, como te darás cuenta, implica mucho más.


Separador simple Steemit blanco y azul..png

¿Qué es la fantasía épica?

Es un subgénero literario, quizás de los más antiguos, en el que el mundo que se explora se ambienta en el medievo. La trama se tiende a desarrollar por medio de un viaje en el que los personajes exploran el territorio del mundo a la vez que se conocen más a sí mismos, enfrentándose en el camino a complicadas tramas políticas en las que la fantasía, ya sea como una entidad omnipotente que desea acabar el mundo, o como un complot o medio de control por parte del gobierno, forma parte de la historia con la naturalidad propia con la que era usual aceptar los relatos fantásticos de los juglares en los tiempos medievales.

Sin embargo, algo que he de resaltar y me parece la regla de oro de este subgénero, es que, ante todo, sólo hay una cosa que recordar: los personajes son, o serán, seres de leyenda. De paso, todo debe ser épico.

Con esto no me refiero a que los personajes deben ser dioses o seres divinos. A lo que hago alusión es que aquellos que participan en este tipo de historia son seres que, de un modo u otro, quedarán grabados en el manto monolítico del tiempo y el espacio. Sus hazañas serán contadas, sus vidas serán recordadas, se les odiará o amará dependiendo de la nación, y todo será una consecuencia directa de lo que ellos hayan hecho.

La segunda regla es que siempre has de explotar cualquier conflicto, al punto de sacarlo a proporciones dignas de cuento griego (o novela de los ochenta).Un conflicto bélico es igual a guerra entre todas las potencias. Un ejército de dragones no basta, también debe haber nigromantes y una conspiración para chupar el alma del rey.

Todo debe ser llevado a su máximo exponente (y si se resuelve con magia o batallas, mejor). Nada de amor, nada de lloriqueos; la trama, si tiene de esto, tendrá que demostrar que lo llevará al próximo nivel, y que dejará a “Betty la Fea” corta y sosa en intrigas.

»Si Marcos ama a Alexandra esta será la reina del imperio enemigo, y a demás, una fantasma con el control de un arma de extinción masiva. Marcos fue su asesino en otra vida, y esto lo hace la única persona capaz de matarla otra vez, sin embargo, ¿será él capaz de acabar con el amor al que ya una vez quitó la vida?.

Todo debe ser llevado al siguiente nivel de impacto y belicismo, cuestión que se hace muchas veces por medio del elemento fantástico. No es suficiente con un dragón, tiene que haber dos; no basta con que estos sean dioses de la destrucción, sino que a demás deben ser dueños del poder para desaparecer a los héroes de la existencia.

No hay nada que deba tomarse a lo micro en la fantasía épica. Todo es grande, todo lleva al fin del mundo, todo es un destino. Es por este carácter que los protagonistas tienden a afrontar desafíos que rozan contra la lógica, y derrotarlos o perecer tiende a marcar el destino del todo que valoran (el reino o el mundo). De allí es que vemos a que en novelas como Nacidos de la Bruma Vin tenga que derrotar a un dios, destruir dos ejércitos, y enfrentarse al fin del mundo dos veces. La naturaleza misma de la fantasía épica es propicia para que toda problemática se eleve más allá de proporciones, la violencia aparezca como salida, y la magia sea un elemento para poner al protagonista en situaciones tanto beneficiosas como fuera de toda lógica corriente.

En la fantasía épica el personaje cambia el mundo. Para bien (porque nos favorece) y para mal (porque les atormenta) el mundo de la épica es un lugar loco y sanguinario, en el que la única forma de imponerse es por medio de una espada, una daga, o un martillo. Por ello, y librando la lucha bajo sus reglas, el protagonista moldea su entorno, y por lo general, termina ganándose su nombre por ello.


Separador simple Steemit blanco y azul..png

¿Cuáles son sus características?

Sin saberlo, tal parece que he escrito fantasía épica. Esta engloba una serie de características mayores (ya que, seamos sinceros, de no ser así casi todas las historias de fantasía entrarían el molde anterior) que la han definido como género y con las que se puede jugar, pero por lo general, un mundo medieval, un sistema de magia fantástico, una arquitectura imposible acompañada de un avance tecnológico mínimo (más enfocado en la magia que en la ciencia) es lo que se tiende a dar. También son historias corales (de más de un protagonista) y transcurren en un medievo (romantizado, si soy sincero) en el que siguiendo con la idea anterior, todo está exagerado a su máxima expresión más allá de lo factible.

Es por lo anterior que vemos castillos gigantescos, mundos complejos que han sido narrados con enorme wordbuilding de trasfondo (otro elemento muy característico del genero), y una gigantesca tendencia a la exploración cultural y de las tradiciones, razón por la cual, es tan usual ver la narrativa del viaje y del viaje del héroe como sistemas usuales; Nacidos de la Bruma hasta cierto punto es una excepción, pero creo que consigo que se capte la idea que lo que intento expresar.


Separador simple Steemit blanco y azul..png

¿Qué clichés hay que evitar?

Los clichés de este género tienden a ser los mismos que los de la fantasía medieval:

—Elegidos.

—Razas mágicas poco originales.

—El empleo de ideas romantizadas que salen de la realidad.

—Hombres de cuerpo fuertes y varoniles y mujeres preciosas y seductoras.

—El uso de distancias irreales (como cuando ir en caballo es tan rápido como lo sería hoy en día ir en auto) y otras cuestiones de inexactitud.

Si bien no son un problema perse, sí engloban una serie de lugares comunes y faltas de documentación que producen en el lector la sensación de estar leyendo algo repetitivo, o en otras palabras, un calco de Tolkien.


Separador simple Steemit blanco y azul..png

Conclusiones

La fantasía épica es un género literario que permite jugar mucho con la magia. La sensación de epicidad se lleva en cada combate, y bien ejecutada, esta ha de aumentar progresivamente hasta culminar en una situación en la que le hará creer al lector, sin lugar a dudas, que se está enfrentando a lo que puede ser el fin del mundo.

No toda historia del fin del mundo es fantasía épica, y tampoco toda la fantasía épica debe ser basada en el medievo europeo. Sin embargo, espero haber logrado transmitir la idea de la sensación de epicidad, heroísmo, batallas, y todo lo que hace que la fantasía épica sea más de la suma de sus partes.

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/02/26/como-escribir-fantasia-epica/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *