Archivo por meses: marzo 2019

Sin luz en Venezuela


Sin luz

No hay luz. Escribo estas palabras luego de, por lo menos, 32 horas sin energía eléctrica. Por favor, liberadme. En serio, tengo la abstinencia a millón, me duele la espalda de tanto estar en el chinchorro, y para colmo, solo parece que esto no va a acabar. He tenido que prender la laptop, sin nada en particular que escribir, solo para acabar expresándome en este mismo instante en lo que vendría hacer la versión censurada de lo que pienso; porque sí, estoy tan molesto que acabaría diciendo muchas groserías que afectarían la pulcritud narrativa y visual que engloba mis textos.

La luz se fue mientras jugaba steemmonsters. Volvió al día siguiente, a las diez de la noche, tan solo para irse entre las diez y las doce del día siguiente, mientras jugaba steemmonsters. Es casi filosófico, si me lo preguntas; es como que si el universo me enviase un mensaje (debo comprar un mejor servicio internet).

Justo ahora mora el silencio. Hasta unos instantes oía las cacerolas, con el oído atento, esperando a que toda esa frustración se convirtiese en júbilo en el instante en el que la energía eléctrica llegase, y con un poco de suerte, no se volviese a ir.

Ya no hay protesta, y yo he tenido que calmarme. Ya he golpeado muchos muebles, ya he soportado muchas burlas y comentarios al respecto de lo exagerado que soy. Pero sí, detesto esto. Lo odio, como le dije a mi madre cuando me preguntó por la rabia que tengo dentro.

Me duele el cuerpo. Esto no ha sido descansar, y eso que tuve el viernes libre debido al apagón. Simplemente, no puedo seguir con esto. No sería sano. He tenido que sentir la presión en la espalda, el enojo, el hastío de no tener nada que hacer, y por sobre todas las cosas, realizar cuestiones que no quiero solo para sentir que estoy haciendo pasar el tiempo.

Tuve que estudiar inglés, pero no quería. Me dio una enorme ira hacerlo, me enojé con supremacía con solo pensar en ponerme a leer un viejo libro sobre Egipto. Eso no es lo que quería, y en este instante, aún no es lo que quiero. Aceptar esas cosas, cambiar mi rutina, es como resignarme a todo esto, aceptar que simplemente estoy bien y seguiré, normal. Pero no, yo no me resigno, o al menos me niego a hacerlo viéndole el lado positivo a esta situación.

Mi espalda aún tiene una enorme presión. Cuando volvió la luz hasta me sentí ansioso; ahora aspiro que vuelva pronto, por favor.

Yo no sé, he pensado que soy un malcriado, un exagerado. Me criaron así, vivo en esta generación. No he tenido que pasar trabajo, y la vida ha sido buena. Soy muy agradecido y afortunado, pues es mucho lo que tengo. Pero no, por favor. Que haya gente resignándose, que exista gente en una situación peor que yo, que sufra como yo, o que nunca haya tenido lo que yo tengo, no hace menos válido lo que siento.

Perdonen, pero se entiende mi frustración. No sé como harán los enfermos, los heridos, o la gente que dependa de la luz para laborar. En lo personal, yo solo quería hacer la tarea, jugar steemmonsters, y ver videos en youtube. Pero no, no he podido, y justo ahora creo que mis motivos para estar molesto son legítimos; el que alguien pueda estar sufriendo más que yo no le quita razón a mi frustración.

Vivo con la necesidad de la electricidad, de la tecnología, del mismo modo como antes de mí se vivía del correo o del molino. Pero eso no me interesa. Solo me importa lo que yo siento ahora.

Soy responsable. Creo que todos cumplimos con nuestras responsabilidades, y de un modo u otro, no nos merecemos esto. Solo quiero saber quien es el responsable de esta tragedia, de esta burla hacia todos los venezolanos; quiero que me diga si ha valido o no la pena haber llevado a tantos a un nivel de frustración y necesidad simplemente insospechado.

Creo que hoy he perdido algo de mi fe en la humanidad. Sin luz, sin whatsapp, sin redes sociales, sin nada que nos distraiga de la realidad, y no hay afuera una enorme marcha. Hasta hoy creía que si algo así pasaba, no nos quedaríamos resignados.

Muchas horas después…

En retrospectiva, ahora que ha vuelto la luz, no sé si tener más esperanza en la humanidad, o menos. Los jóvenes no han enloquecido, lo que me parece demostrar una menor dependencia de la que esperaba; y aún así, creo que no he de alegrarme. Me falta ver la tasa de suicidios para entender si es válido estar contento porque aún conservamos la facultad de la cordura, o entristecerme por las consecuencias que esto nos ha dejado.

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
Vela
Separadores de steemit

Mis últimos post de la serie “Cómo escribir subgéneros en la fantasía”. Número
¿Cómo escribir fantasía? #0
¿Cómo escribir subgéneros en la fantasía? #1
¿Cómo escribir fantasía medieval? #2
¿Cómo escribir fantasía épica? #3

Mis últimas publicaciones: Tipo
Piscina de autoestima Cuento
¿Cómo escribir fantasía épica? Post
Mis opiniones de la conferencia Dale like Post

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/03/15/sin-luz-en-venezuela/


Dale like: Conferencia dictada por Ildemaro Martínez.

IMG-20190214-WA0000.jpg

Mis opiniones de la conferencia “Dale like”

El miércoles 20 de febrero tuve la oportunidad de asistir a la conferencia “Dale like”, como parte de mis estudios académicos en la Ucsar.

En el evento se habló de motivación, emprendimiento, y consejos para superar y afrontar la labor que, como estudiantes de comunicación social, tendremos que llevar a cabo al momento de ejercer nuestra profesión.

Ildemaro Martínez, quien dictó la conferencia, comenzó hablándonos de su vida. Desde el principio se percibió de él, a demás de un espíritu joven y emprendedor, un enorme sentimiento de orgullo hacia su naturaleza como venezolano. Nos habló de como, sin ni siquiera ser comunicador ni nada que se le pareciese, se esforzó mucho para alcanzar su meta de promoverse por los medios, acabando incluso por cumplir su sueño de aparecer en Venevisión (una importante cadena venezolana). También, en una demostración de su actitud trabajadora, acabó montando una empresa dedicada al fitnes y otra al emprendimiento, llamada esta última Empositivos.

Una vez que Ildemaro se presentó, realizamos junto a él una serie de dinámicas en las cuales con mucho ánimo (y algo de nervios) la audiencia participó. El objetivo de estas, a demás de ayudar a que empecemos a desarrollar las características de un comunicador social (y un conferencista), fue el enseñarnos sobre el control de los nervios, la importancia de tomar iniciativa, y el como si bien siempre habrá “las mariposas en el estomago”, esto no significa que estas sean una excusa para detenernos.

Fue una experiencia grata y agradable, y la participación de mis compañeros de clase tan solo la hizo aún más divertida. Considero que sus lecciones se encuentran muy acordes a lo que vendría a ser una experiencia real en nuestra carrera, y se le agradece mucho su enfoque dinámico y entretenido.

El conferencista nos explicó, a demás, las bases que él considera necesarias para que las personas alcancen el éxito en el emprendimiento (y en cualquier cosa que se propongan en la vida). En sus propias palabras, el éxito solo se logra alcanzar por aquellas personas que son innovadoras, apasionadas, con enorme fuerza de voluntad, y por sobre todas las cosas, humildes. Sí, quisiera refutarlo, pero sus argumentos son demasiado lógicos y razonables para que le encuentre el pero.

Tras una hora y cuarto (aproximadamente), el señor Ildemaro se despidió. En sus palabras finales nos habló sobre la percepción que el venezolano ha desarrollado en los últimos años ante la imagen de la maleta, y el como sin importar los obstáculos, debemos ser optimistas y recordar que a donde vayamos, fuera o dentro del territorio nacional, siempre debemos llevar nuestra pequeña parte de Venezuela metida en nuestro equipaje.

Le agradezco al profesor Edgar por organizar la actividad, y todo el equipo que colaboró en esta para que los resultados fuesen óptimos; por mi parte, si hubo algún problema, por lo menos yo no lo noté. También me encuentro agradecido con el señor Ildemaro, quien presentó una charla y una metodología inspiradora, y que logró, al menos en mi caso, conseguir que tuviese ganas de emprender.

Si tuviese que criticar algo de la charla es que fue demasiado corta; sí, esa hora y cuarto se pasó demasiado rápido, y me quedé con ganas de más en temas como el emprendimiento y la iniciativa privada. En cualquier caso, no me puedo quejar del servicio que nos brindó al contarnos su experiencia, y la próxima vez que realice un evento en Cumaná (o en otra ciudad), trataré de avisarles para que puedan verlo.

Sin más que agregar, espero que hayan disfrutado este artículo; no os preocupéis, dentro de poco ya vuelvo al contenido usual. No os dejaré mucho tiempo sin cuentos sobre chicas sexualmente activas que violan vampiros o que asesinan niños para hacer arte con su sangre.

Y si me retraso… asuman que es que alguien ha llamado a las autoridades y ya he sido metido en la carcel por lo que acabo de decir.

Separador de escritor dos, con pluma y rojo..png

Link de las imágenes:
La imagen de la conferencia se me fue enviada previo al evento.
Separadores de steemit

Más de la sección de cómo escribir subgéneros en la fantasía: Número
¿Cómo escribir fantasía? #0
¿Cómo escribir subgéneros en la fantasía? #1
¿Cómo escribir fantasía medieval? #2
¿Cómo escribir fantasía épica? #3

Mis últimas publicaciones: Tipo
¿Cómo escribir debilidades en novelas de fantasía? Post
Piscina de autoestima Cuento
¿Cómo escribir fantasía épica? Post

image.gif


Posteado desde mi blog con SteemPress : http://arteaga-juan.repollo.org/2019/03/02/dale-like-conferencia-dictada-por-ildemaro-martinez/